Siendo niña me gustaba tocarme mucho mi conchita,un día sola en casa fui a la sala a ver televisión y me dieron ganas me metí la mano y empeze acariciarme ,las cosquillitas llegaron rápidamente y más me tocaba. No me di cuenta cuando mi tío entro y sentó en el comedor,frente a la sala y yo seguía suavecito con mi dedo en mi clitori. Cuando termine ,mi tío hablo y me asuste. -qué haces me dices,te estás tocando tu conchita? Te gusta? Le dije que si .me dijo que tuviera cuidado para no hacerme daño , eran como los relatos de fantasías eróticas de pequeña,Leer Relato —>

Comparte:
relatos videos

Había acabado la carrera el año anterior y ahora me disponía a hacer un máster que me diera alguna entrada a la posibilidad de conseguir algún trabajo. Siguiendo un poco el sentido común, decidí hacerlo sobre algo que ya había estudiado y continuar especializándome en lo mío. Algo que, en mi opinión, aparte de sentido común, era algo lógico. La sorpresa fue mayúscula cuando, después de matricularme, me enteré que íbamos a ser, a lo sumo, cinco alumnos por clase. Casi todos habían decidido dejar de estudiar e ir a buscar trabajo fácil, algo que con las condiciones actuales significaba poco sueldo, poca estabilidad laboralLeer Relato —>

Comparte:

Tengo diecinueve, soy una joven algo perversa, me gusta lo fuerte, esa noche, en mi relato: me hicieron probar de mi mejor amiga, de una señora mayor, tuve que dar por culo al marido, y tenía putitas para mí sola. A veces, sí, me siento rara con mis amigas porque me gusta el sexo duro y dudo que ellas soporten la mitad de lo que yo. Me dicen que soy muy apetecible, de carne maciza y buenas curvas, llevo además el cabello lacio y suelto hasta los hombros, de color castaño café como mis ojos. En mis otros relatos conté cómo me chantajearon para serLeer Relato —>

Comparte:
Relatos bisexuales

Cuando te follabas a tu novia ella gritaba mi nombre, y cuando yo la daba por el culo yo repetía el tuyo; al final ella se salió con la suya y tú me follas. Soy uno de los bisexuales sin remedio. Me va todo. En efecto, fue aquella noche, mientras te llevábamos a casa en el coche. Son relatos de bisexuales como éste los que me ponen mucho, y la recuerdo perfectamente y mira que han pasado años. Tú en el asiento de atrás. Conducía yo. Salimos del pueblo. Oscuridad. Música. Te acercaste entre los dos asientos. Amparado en las sombras de la noche meLeer Relato —>

Comparte:
relatos lesbicos

Además de los chicos, las chicas y en concreto mi amiga me ponía cachonda. Era como los relatos lésbicos, de lesbianas que solía leer a solas. Lo que voy a contar ocurrió realmente hace unos pocos años y fue cuando descubrí que no sólo me atraían los hombres sino también las personas de mi mismo sexo. Laura era mi mejor amiga y una chica bajita, de pelo negro, piel clarita, una cara muy guapa de esas que casi parecen de muñequita de anuncio, rematada con unos preciosos ojos verdes, y un llamativo 90 de pecho. Alegre y lanzada, como la de los relatos de lesbianasLeer Relato —>

Comparte:
Relatos fetiche y fetichismo

Los pies, la horma de los zapatos, sobre todo, relatos de fetichismo, y lo que más me gusta, los tacones. Si son de aguja mejor. Os preguntaréis y ¿Por qué? Bien los zapatos peep toe, salones, o unos manolos son los que más me ponen cachondo y los que me ponen la polla bien dura. Me gusta mucho que cuando estoy con una mujer se ponga unos tacones de infarto acompañados de unas medias ligueras. Ir a cenar y después lo que surja y esto es lo que pasó en mi última cita. Conocí a Victoria en un congreso de empresas para la alimentación (loLeer Relato —>

Comparte: