Relatos interracial en Universo

El nuevo maestro negro 2ª parte

relatos interracial

Lo del maestro como me pone bastante mala, sexo interracial, relatos,  lo sigo contando…

CAPITULO 2

Dijo con voz rotunda y firme mirándome los pechos grandes que tengo: “Vamos a ir a jugar donde sea más cómodo… a tu dormitorio.”

Bajé al piso de estar montada a caballo sobre su regazo. Charles se levantó y luego me levantó en sus fuertes brazos como a una bebe para llevarme a mi dormitorio. Bajé la cabeza en su hombro y cerré los ojos.

Cuando estábamos cerca del baño le dije: “Charles necesito refrescarme, por favor.”

Él dijo: ¿”refrescarte o hacer pis?”

Yo estaba sorprendida y murmuré: “Sólo para refrescarme.”

“Si no te importa, te voy a refrescarme con mi lengua.”

“Pero…”

“Pero me encanta refrescar a las chicas malas que están excitadas. Vamos ahora a menos que necesites orinar, y si ese es el caso, voy a ver lo que no está jugando conmigo.”

“Por Dios Charles, siempre me refresco para un hombre.”

“Tú no eres de este tipo ¿por qué vas a refrescarte, estando yo tan húmedo para ti?.”

“Pero eso me hará más fresca y agradable para ti.”

“Sabes que desde niño y trabaje más duro, para cuidar chicas ardientes como tú.”

“Oh Dios Charles se me escapa tantos jugos de mí coño.”
Palas de padel

“Nena, eso espero y quiero beber tu jugo y conseguir que hagas más y más en tu jugoso coños. Eso es lo que nos da el poder de seguir follando más tiempo de lo que crees, es como un delicioso tónico tu jugo recién hecho en tu almeja, es encantador y fortificante. Ahora vamos y conseguir ese coño dulce y tu culo en la cama, así que te tratare como una reina excitada y toda mojada para mi”.

Así yo ya estaba bien caliente. Mis labios vaginales estaban empujando contra el forro. Este se me cayó y me tumbó en la cama. Charles levantó mis piernas sin tener ninguna ropa interior, me tapó la lomita y rajita con la boca y luego sacó su lengua de mi agujero del coño y al clítoris que estaba tan duro como una roca lo sacó con la punta de su lengua.

Le agarró la cabeza y sostenía su cara en mi coño y le grité: “SÍ, OH DIOS, SÍ, SÍ, CHARLES, OH DIOS MÍO, VOY A AAAAA, OHOOOOOOOO, OHOOOOOOOOO… SIIIII… QUIERO MAS DE TU LENGUA… CHUPAME MI VULVA… ¡ME CORRRRROOOOOOO!”



Mi cuerpo entró en violenta sacudida y sus movimientos aumentaron por la acción de la lengua de Charles, que me hizo tener otro increíble orgasmo inmediatamente.

Me derrumbé y jadeaba. Charles saltó de la cama, se quitó su camisa celeste y pantalón dejándolos caer al piso. No tenía ropa interior como yo, mi hermana había cumplido lo prometido. Tenía un monstruo de polla dura, larga y gruesa, estimo que media algo más de 28 cms. y ella mirando mí cara en forma desafiante y yo la quería dentro de mi inmediatamente.

“POR FAVOR CHARLES, FOLLAME DURO Y PROFUNDO CON TU HERMOSA POLLA NEGRA… MI COÑO NECESITA SER LLENADO CON ESA ERGA GRANDE Y NEGRA… DESEO CON LOCURA TENERLA ESA HERMOSA POLLA DENTRO DE MI ALMEJA QUE LLORA DE EXCITACION… DAMELAAAAA YAAAAAAA”… AHORA YA SOY UN CHICA FANATICA DEL CLUB BBC (Big Black Cock – Polla Grande y Negra) IGUAL QUE MI HERMANA… DAMELAAAAAA YAAAAAAAAA NO SEAS CABRON!

La verdad que perdí mi cordura y educación al ver la deliciosa polla negra, Charles se subió a la cama y me metió dos o más de sus dedos en mi empapado coño caliente y empezó a cogerme con los dedos de su mano derecha y con el pulgar izquierdo lo uso para masajear el clítoris.

En ese momento, Charles me miró directamente a los ojos para ver mi excitación por lo que sucedía abajo en mi coño. Mis manos instintivamente fueron a mis pechos para estrujarlos, darles masajes y pellizcar los pezones, sin ningún tipo de vergüenza.

Levanté mis caderas para encontrarse con su dedo empujando lo mejor que pude.

Quería gritar, quería que me folle muy duro como nadie me lo había hecho en mi vida, pero las cosas estaban sucediendo tan rápido que mi cuerpo sucumbió al orgasmo más inmenso recibido hasta el momento.

A medida que mi cuerpo entró en una convulsión diabólica, Charles sacó rápidamente los dedos de mi coño, más bien mantuvo el delicado masaje de mi clítoris con su pulgar izquierdo, y luego levantó rápidamente mis piernas con las rodillas abiertas en “V” apretándolas junto a mi pecho, se inclinó hacia delante y coloco la gran cabeza de su gruesa polla en mi coño con espasmos.

Se sentó y puso su boca sobre la mía para comenzar un duelo de lenguas mojadas.

Estaba tan excitada por la acción de la boca y sentir parte de su polla negra, toda interracial,  en la puerta de mi coño que estaba más perdida en mis deseos morbosos y necesita que me follen con dureza, dolor y placer, Charles trato lo mejor que pudo para conseguir que toda la polla monstruosa entre en mí. Cuanto más me llenaba las paredes de la vagina la detectan y es cuando más alto volaba.

La polla se acomodaba en mi ajustado coño lo mejor que pudo a un punto en que no sabía lo que estaba pasando y sus pelotas golpeaban sobre mis nalgas.

Su polla la sentía en mi estómago y pensé que me había roto mi útero. Estaba tan profunda que gozaba como una puta pervertida, olvidándome del dolor inicial que fue menguando poco a poco y todo era placer y más placer.

Estaba hecha para follar pollas gigantes gruesas y negras, ahí me di cuenta que ya era una chica BBC. Desde ahora los dueños de mi coño serían solo los chicos negros con pollas grandes.

Y ahí rompí el beso y le grite casi como una súplica: “FOLLAME DURO CHARLES, OH DIOS MIO JODEME DURO, EMPUJA TODA TU POLLA HASTA EL FONDO DE MÍ COÑO, DAME TU JUGO OH DIOS HAZLO, POR FAVOR.” “¡AAAAAARRRGGGGHHHHAAAAAA!

Charles comenzó a follarme lento. Yo estaba teniendo orgasmo tras orgasmo sosteniendo su cuello y tirando de frente los dos juntos. Yo gritaba y jadeaba de un supremo placer, como una demente poseída por el diablo.

Perdí la cuenta de los orgasmos que me dio este potente hombre negro, se debilitaron mis manos que están abrazando su cuello cuando comenzó a cogerme a un ritmo más rápido. Me quedé tiesa por la excitación de mi coño.

Entonces me puse muy alerta de nuevo. Las palmadas del vientre húmedo y los ruidos del coño con su polla llenaron la habitación, así como mis olores femeninos.

Bien bien…llegué al borde de mi excitación y grité desde mi orgasmo más intenso que me estaba teniendo y era generado por mi coño complaciente a la polla de dos hermanas jóvenes y hermosas que desde su infancia tenían fantasías con chicos negros de grandes pollas, cuando van a la universidad esas fantasías se hace realidad hasta el extremo de transformarse en adictas y esclavas, de un interracial,  a las pollas grandes y negras. Fantasías hecha realidad.

CONTINUA CAPITULO 3 ahí va el siguiente…

Comparte:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *