Venta de bragas usadas y ropa interior

Entre dos mujeres

Entre dos mujeres más que pasión y juegos, dos maduras sin prejuicios, su fetiche: las bragas usadas.

-Sí….yo… bueno yo- desvió la mirada evitándome –Estoy confundida-

relatos maduras
relatos maduras

Suspire… sus palabras me dolían de alguna manera, pensaba que ya había dejado en el pasado a su ex novio, pero me equivoque –Bien, es difícil- no sabia que decirle, yo no estaba enojada, solo triste

-Te amo- Se recostó a mi lado recargando su cabeza sobre mi pecho

-Yo también a ti- acaricie su cabello hasta que se quedo dormida

No entendía como podía decir que me amaba y aun así estar confundida, no se porque estas cosas tienen que pasarme. La hice a un lado con cuidado para no despertarla y salí, no iba a poder conciliar el sueño de todos modos. Camine por los desolados pasillos tratando de poner en orden mis ideas y los últimos acontecimientos.

Salí hasta afuera y camine sin rumbo un rato, necesitaba despejarme. Me senté en la banqueta al lado de un árbol inmenso. No estaba segura de la hora, ni me importaba.

-¿Sigues pensando que el amor existe?- se recargo en el árbol inclinándose poniendo las manos en sus rodillas

-No sabes nada sobre mi- busque en mis bolsillos, sacando un cigarro y poniéndolo con algo de enojo en mis labios

Se sentó junto a mí sacando un encendedor, acercándolo a mi cigarro –Se más de lo que crees-

-¿Debería sentirme preocupada por eso?- dije con sarcasmo y deje que lo encendiera, di una calada y sin querer solté algo de humo en su cara… -Lo siento-

-No te preocupes- aspiró el humo que le llego –Mientras sea algo tuyo me encanta-

-¿Qué pretendes?…espera ¿Me estabas siguiendo?- la veía de reojo

-No, esto es… solo- parecía no encontrar la palabra adecuada –Una coincidencia- señalo mi cigarro -¿Me das?-

Negué con la cabeza… -No me gusta, lo llenaras de saliva y eso es asqueroso-

-Que poco amable eres con las amigas- intento tomar mi mano, pero yo la quite

-Es tarde, lo mejor será volver- me puse de pie

-Muy por el contrario, es muy temprano- me enseño su reloj de pulso, era de madrugada

-Como sea- ella también se puso de pie, el resto del camino la ignore, yo solo quería pensar tranquilamente, nunca imagine que me encontraría con Sarah, o peor aun que me estuviera siguiendo, lo cual es mas probable.

Ella siguió de largo hasta su habitación, no sin antes mandarme un beso, sus bragas usadas de nuevo me excitaron,  arroje el cigarrillo al suelo, pisándolo para apagarlo, entre en silencio al cuarto. Rox estaba sentada, apenas y pude distinguir su silueta en la oscuridad

-¿Dónde estabas?- me dijo cruzando los brazos

-Salí un rato, quería reflexionar algunas cosas, me preocupan algunos proyectos de la universidad- no quería una confrontación por lo que pasaba

-Esta bien, es solo que me preocupe- me dio un beso corto

-Tranquila, siento no haberte avisado- me senté a su lado y ella entrelazo sus dedos con los míos

-¿Estuviste fumando?- regreso a acostarse en la cama

-Si, solo uno para pasar el rato- me quite los tenis y me cubrí con la sabana cerrando los ojos

Ambas dormimos hasta que sonó el despertador

Era tarde y tenia mucho sueño aun, no debí salir a ese tonto paseo nocturno me repetía a mi misma una y otra vez. Me bañe y vestí en menos de diez minutos

-Olvide decirte algo- Rox dirigió su mirada preocupada a mi

-¿Qué?- metía libros a la mochila, ni siquiera me cabían, casi que saltaba sobre la maldita mochila para que se metieran

-El llega hoy, por la tarde- me veía fijamente esperando mi reacción

Yo tenia la mochila en la mano y se me cayo sobre el pie –Au… maldita mochila, maldita, maldita- la patee, pero me detuve cuando escuche algo rompiéndose, debía ser alguna escuadra respire profundo –Esta bien, supongo que iras a tu depa y no nos veremos hasta después ¿cierto?- trate de calmarme

-No, tú me acompañaras, te veo después de clases- luego de eso no me dejo ni decir nada cuando salió corriendo antes que yo -A mí también se me hace tarde… Nos vemos después-

Salió y patee la mochila de nuevo, por suerte no había metido la lap dentro. Corrí hasta la primera clase pero indudablemente me quede fuera, ese profesor era muy estricto.

El resto del día lo pase en automático, escuchaba las tonterías de algunos amigos, las historias de Fede sobre lo que haría el fin de semana, al igual que nos poníamos de acuerdo para organizar algunos días de estudio y preparar algunos trabajos de clase.

Estaba sentada en la cafetería cuando vi a Rox llegar y hacerme señas que ya nos debíamos ir, me despedí de todos y fui hacia ella, yo estaba nerviosa no quería tener que pasar por esto, nos fuimos en la moto hasta su depa, al llegar nos encontramos con un hombre en su puerta, con una maleta en la mano

-Tardaste mucho- gritó molesto

Me puse delante de Rox, no entendía nada, pero quería protegerla

-¿Qué haces aquí?- decía ella tras de mi

-¿Qué? ¿No piensas darme un abrazo?- paso a mi lado ignorándome y la abrazo

-Eres un tonto Bruno, ni siquiera sabia que vendrías- riendo se separaron y Rox se puso a buscar las llaves, mientras me veía -El es Bruno, mi hermano- luego me señalo –Ella es Alex-

-Mucho gusto- estreche su mano total y absolutamente confundida

-¿Es tu novia?- dijo sin quitarme los ojos de encima, esa pregunta me puso algo nerviosa, no tenia idea que su familia estuviera al tanto de nuestra relación

– Júzgalo tu mismo- con una sonrisa juguetona se acerco Rox robándome un beso, yo me sonroje al instante, y su hermano me miraba al principio con curiosidad después frunció el ceño sin decir nada

Pasamos a la casa, Rox recibió una llamada en el celular, mientras me quede detallando en silencio a Bruno, alto mas o menos 1.80, complexión media, cabello negro, los ojos eran iguales que los de ella, verdes, pero su mirada era fría como la mía

-¿Cuándo entonces?… esta bien, me hablas para estar al tanto, hasta luego- después se dirigió hacia nosotros –Era Leo, llegara hasta mañana-

-¿Ese imbécil vendrá a verte?, ¿Cómo se atreve?- dijo Bruno algo alterado

-Solo viene a aclarar las cosas, hablar un poco y será todo- le estaba ocultando las verdaderas intenciones de su visita pero no dije nada

-Mas le vale que no intente nada contigo- yo me sentía extraña con todo esto, no me esperaba encontrarme con su hermano en lugar de con su ex novio

-Tranquilo, todo estará bien- le dio unas palmadas leves en la espalda -Oye por cierto no me avisaste de tu visita, ¿Porque no trajiste a Laura o a mamá?-

-Mamá trabaja lo sabes al igual que nuestro padre, y Laura tenia exámenes importantes, yo me di una escapada, pero después del fin de semana debo regresar- se sentó en el comedor –Pide algo de comer-

-Bien, ¿Cómo que se les antoja?- dijo viéndonos a ambos

-Pide una pizza- dijo Bruno sonriendo, lo cual me dio algo de miedo, ya que solo lo había visto enojado

Yo solo asentí. –Ok, buscare el directorio-

-Iré a comprar un refresco con Alex- se levanto de la silla y tiro de mi camiseta haciendo que lo siguiera –Ahora regresamos-

-Esta bien pero no tarden, tengo hambre- dijo haciendo un leve puchero

Caminaba a su lado con las manos en los bolsillos, la tienda estaba a unas cuantas cuadras aun

-¿Cuáles son tus intenciones con mi hermana?- pregunto como si nada, sacándome de mis pensamientos de manera abrupta

-¿He?- me quede callada meditando eso –Yo… pues… yo la quiero- no se me ocurrió nada mas que decir

-¿Solo estas jugando con ella?- dijo molesto

-No, para mi nuestra relación es algo serio- mire hacia el frente

Me miro con desconfianza, llegamos a la tienda, compramos un refresco, el pago y lo cargo, regresamos, el silencio del camino era muy incomodo, me daba cuenta que yo no le caía bien

-Ya esta- puso el refresco en el centro de la mesa, escuchamos el sonido de la moto en la entrada, Rox salió a recibir las pizzas, comimos tranquilamente, mientras ellos se ponían al tanto cada quien de su vida, yo escuchaba y aprendía un poco mas de su familia

Al convivir los tres Bruno parecía cordial, pero solo bastaba con que Rox no estuviera a nuestro lado para que él me mirara mal

Me fije en la hora ya era algo tarde –Ya debo irme Rox- murmure cerca de su oído

-No, quédate conmigo-

-No puedo, entiendo que aquí no hay mucho espacio- no quería incomodar, comprendía que además ellos tenían asuntos familiares de que hablar, no quería ser una molestia

-Tonterías- dijo Rox riendo -Hermanito, ¿verdad que no te importa dormir en la sala?-

Bruno me miro mal y luego sonrió –No hay problema por eso, tu sala se ve cómoda- señalo los cojines en el suelo

-En serio puedo irme- susurre para que solo ella me escuchara

-Bruno no cabe en mi cama- me quede pensando sobre eso y tenia razón

-Esta bien me quedare- dije no muy animada, a decir verdad me sentía incomoda con todo esto

El tiempo se fue volando mientras ellos platicaban, Bruno se acostó en los cojines de la sala y nosotros nos fuimos a la habitación de Rox ya pasada la media noche

-Creo que no le caigo bien a tu hermano- estaba bastante contrariada por todo

-No, es eso, es algo celoso, papá le dijo que cuidara bien de mí y se lo toma muy en serio-

Me senté en la cama –Esta bien- dije intranquila

-No le hagas caso, es solo que no te conoce bien- se apoyo en mis hombros y se sentó sobre mis piernas quedando de frente a mi, por inercia la abrace para que no fuera a caer, mientras ella rodeaba mi cuello con sus brazos y mi cintura con sus piernas, poco a poco acercaba su rostro al mío

A pesar de todo mi mente quedo en blanco, cerré los ojos besándola, un beso tierno que fue aumentando de intensidad hasta convertirse en uno más pasional, mi respiración se tornaba pesada, me daba cuenta de lo fácil que perdía el control estando cerca de ella

Nos separábamos para tomar aire y volvíamos a besarnos, mis manos se abrieron paso bajo su camisa acariciando suavemente su espalda, ella se estremeció por el contacto

Sonrió y nos besamos, su lengua jugaba con la mía, era como una batalla que ninguna de las dos quería perder

Separo su rostro del mío tomando aire, sonrió de manera juguetona besando la comisura de mis labios, deslizo sus manos hacia abajo sujetando mi camisa levantándola lo suficiente para dejar expuesto mi vientre, luego se dirigió a mi cuello, depositando muchos besos, mi respiración era agitada, suspiraba al sentir los besos en mi cuello

De repente se escucho el sonido de la puerta abriéndose, saque mis manos rápidamente de su camisa y Rox se resbalo hacia atrás pero alcanzo a sujetarse de mí, tiro con fuerza hacia ella y no pude sostenerla por lo que me caí sobre ella

La puerta volvió a cerrarse –Lo siento, no pensé que estuvieran ocupadas-

-Rayos, ¿Te lastime?- me moví hacia un lado

-No, no fue nada, estoy bien- se empezó a reír –Mi hermano es un inoportuno-

-Y que lo digas- ahora mismo sentía mucha vergüenza que se diera cuenta y pensara sabe que cosas

Nos levantamos del suelo, me acosté en su cama, no pensaba salir del cuarto a ver la cara de su hermano, solo quería esconderme. Escuche cuando le puso seguro a la puerta y se tiró ruidosamente en la cama a mi lado

Tomo mi mano –No tiene porque pensar nada malo sobre esto y en dado caso que piense lo que quiera-

Suspire resignándome y le di un beso corto, jale la sabana sobre mi y cerré los ojos –Ya duerme, buenas noches- susurre

Rox se acerco junto a mi bajo las sabanas poniendo una mano sobre mi vientre, -Yo quería jugar un rato- susurro eso en mi oreja derecha, luego la mordió suavemente, lo que hizo que me estremeciera

-Yo… eh… – estaba nerviosa nunca antes habíamos pasado de caricias y besos

Levanto mi camisa y se puso a dibujar círculos en mi abdomen con su dedo índice, mientras mordía mi oreja… eso estaba matándome, suspire, mi respiración estaba agitada de nuevo

No podía resistirlo más, me puse sobre ella besándola, quería hacerla mía, nuestras lenguas chocaban acariciándose sin reservas, no percibía la misma timidez de semanas atrás

Baje hasta su cuello, besando y mordiendo suavemente, mientras ella trataba de reprimir algunos gemidos que sin querer escapaban de su boca… sus manos se deslizaron acariciando mi espalda, flexiono una de sus piernas un poco, haciendo que su rodilla rozara mi intimidad, mi corazón ya no podía latir mas a prisa

Bajo sus manos desabrochando mis jeans, bajando el cierre, pero sin quitármelo aun, me incline sobre ella, tratando de quitarle la camisa, se hizo un poco hacia adelante permitiéndome hacerlo, deslice mis manos por su espalda para desabrochar su bra, pero repentinamente me empujo –No… es mejor detenernos – dijo respirando agitada

-¿Por qué? ¿Qué pasa?- dije casi jadeando… quería seguir pero estaba consciente que no debía forzarla a hacer nada que no quisiera, respiraba agitada, mientras sentía como leves punzadas en mi intimidad, y una necesidad que no podía satisfacer nublaba mis sentidos

-Es solo que yo no he hecho esto con nadie, y yo… bueno… me gustaría que fuera especial- su tono de voz cambio a uno mas tímido tratando de buscar mi aprobación mientras yo moría por hacerle el amor

Me baje de la cama, recogiendo su camiseta y se la avente –Póntela te dará frio-

Acomode mi ropa y me tire a su lado en la cama, suspirando resignada -¿Estas enojada?-

-No, solo no me siento muy bien- me acosté de lado dándole la espalda

Se repego a mi, tratando de abrazarme pero hice su brazo a un lado –Si estas enojada-

-Pff…- me voltee a su lado –Yo tampoco he… estado con nadie… me deje llevar, perdona, será cuando estés lista y quieras hacerlo-

Pego su frente con la mía, rozando su nariz contra la mía –Quiero estar contigo, pero quiero que sea especial, no así tan inesperadamente, además yo- desvió la mirada y se sonrojo

-Tome sus manos tratando de que mi respiración se normalizara- ¿Además?-

-Tengo miedo, de que no te guste estar conmigo, o de hacer algo mal-

Atraje su mano hasta mi boca dándole un beso en el dorso –Yo tampoco tengo experiencia en eso, por lo que yo debería estar asustada también- me abrazo fuerte

Correspondí al abrazo –Te amo, no te preocupes por esto- susurre cerca de su oído

-Yo también te amo, gracias por entenderlo- dormimos abrazadas como tantas otras noches atrás

Al siguiente día Rox servía tazas de café, mientras estábamos sentados en el comedor yo solo quería salir corriendo, pero debía esperarla para llevarla, el ambiente no podía estar mas tenso al menos para mi

-Espero no hayas embarazado a mi hermana- se me atoro el café

Rox le pego un zape –Cállate-

-Solo bromeo, no soportan ni una bromita que amargadas- decía tomando como si nada de su café -Perdonen lo de ayer, no era mi intención molestar solo quería preguntarles algo, no encontraba el control del televisor, de verdad lo siento-

-De todos modos no sirve- dijo Rox dándole otro zape

-¿Todo bien Alex? ¿Olvidamos el pequeño incidente de ayer?- parecía mas amable que ayer

-No hay ningún problema- dije con algo de vergüenza

Termine rápidamente mi café… cargue mi mochila al hombro –Te espero afuera Rox, no tardes mucho o llegaremos tarde, hasta luego Bruno, un gusto conocerte-

-Igual, pero no seas aburrida, solo pasare este fin aquí, salgamos a algún lado, quiero conocer a mi cuñada- se quedo buscando el control ya que Rox no se lo dio

-Bien, ya veremos mas tarde- Salí

Me subí a la moto esperándola, apenas la vi venir encendí el motor, ella se subió sujetándome fuerte por la cintura, en algunos minutos ya estábamos llegando la universidad

Cada quien corrió al aula respectiva, la mía quedaba mas lejos que la de Rox, apenas y le di un beso, me fui no quería de nuevo perderme la primera hora.

Al término de las clases estaba en el jardín con algunos amigos y Fede.

-Invita a Rox esta noche, tragos por cuenta de la casa- decía él como si nada, me preguntaba si su padre estaba al tanto de lo mucho que derrochaba en sus amigos, pero bueno eso no era algo que me importara, tal vez si le sobra el dinero

-No se, su hermano esta de visita-

-Llévalo también, no hay problema les pondré en la mesa una botella más-

-Ya veré, yo te aviso- me despedí de ellos y de Fede, fui por Rox, la espere fuera de su salón de clases

La lleve a su depa en la moto, su hermano estaba particular e inquietantemente feliz

-¿Entonces a donde iremos?- se nos quedo viendo

-Fede un amigo dijo que podíamos ir con él a su negocio, ah… es un antro, no esta mal, pero bueno, no se si te gusten ese tipo de lugares o prefieres otros mas tranquilos-

-Perfecto, vamos- dijo animado Bruno

-Tengo que ir por Leo, ¿Qué tal si nosotros los alcanzamos allá mas tarde?- no quería dejarla sola y menos con su ex, pero parecía que Bruno no estaba molesto, debía ser porque Rox le aseguro que solo platicarían, pero yo sabia que ella seguía confundida

-Bien- comimos, le avise a Fede que iríamos, descansamos un rato, después nos fuimos a cambiar, Rox tomo un taxi, iría al aeropuerto

-Ya vámonos- dijo tirando de la manga de mi chamarra Bruno

-Créeme no es tan genial- me subí a la moto, esperando que se subiera tras de mi

-No me subiré a eso, vas a hacer que nos matemos ambos- se le quedo viendo detalladamente a la moto

-Eres igual de cobarde que ella, tenían que ser hermanos- sonreí un poco

-Yo no soy cobarde- refunfuñando se subió tras de mi sujetándose de mis costados

Acelere adrede, luego tuve que disminuir la velocidad ya que había mucho trafico, debía suponerlo por ser viernes, mucha gente sale a divertirse

Tardamos mucho tiempo pero por fin llegamos, nos encontramos con Fede en la barra

-Hola chicos- señalo una mesa, -¿Esa les parece bien?-

-Si- algo se me estaba olvidando –El es Bruno, Bruno el es Fede- ambos se saludaron

Nos sentamos en la mesa, Fede pidió cervezas y botellas, Bruno tomaba tranquilamente algunos tragos, mientras yo solo bebía un refresco

-¿Así que Bruno es tu cuñado?- fulmine con la mirada a Fede, no puede evitar hacer ese tipo de preguntas incomodas

-He… sí- trate de sonreír

Bruno le resto importancia a la pregunta… -¿Y tu quien eres?-

-Amigo de Alex y de tu hermana, estudio Arquitectura igual que Alex-

-Interesante, con que estudias Arquitectura Alex, al menos mi hermana no se morirá de hambre cuando se case contigo- se quedo viéndome

-He bueno, ¿casarme?- era algo que no había considerado

Fede le pego unas palmadas fuertes en la espalda a Bruno –No seas brusco con Alex, ambas son jóvenes para eso-

-Pero ella dijo que su relación es algo serio- fijo su mirada en mi

-Si, y lo es, solo que primero tenemos que terminar de estudiar, tener un trabajo, algo que poder ofrecerle y ya después vendrá lo demás- conteste tranquilamente bebiendo mi segunda coca cola de la noche, pero hasta ahora nada de alcohol

-Bien, estoy de acuerdo, pero te estaré vigilando- este sujeto estaba dándome miedo, solo pensaba en que al menos vive lejos de aquí

-¿Y tú a que te dedicas Bruno?- pregunto curioso Fede tratando de cambiar el rumbo de la conversación

-Estudio gastronomía, y trabajo medio tiempo en un restaurante-

-Un chef pidiendo pizza- dije con sarcasmo por la cena de ayer

-Tenía flojera, además vengo a visitarlos no a trabajar, además me caes mal-

-¿Es broma no?- pregunto Fede

-Si, bueno lo ultimo no…Ok… Ok… Solo bromeo-

Sabia que esto seria difícil, pero bueno no tiene porque afectarme, estoy saliendo con Rox no con su familia.

Seguimos platicando un rato más, sintiendo algo de hostilidad de parte de Bruno pero al menos estaba Fede para que dejara de atacarme un rato. Sonó el celular era Rox.

Salí un momento porque no podía escuchar bien por el sonido del lugar

-¿Rox ya vienes para acá?-

-Sobre eso, es que a Leo no le gustan ese tipo de lugares, le parecen muy ruidosos-

-¿Entonces vamos a otro lugar?-

-No, esta bien… quédate con mi hermano allá, yo aprovechare para platicar con Leo, nos vemos en la noche en el depa… ¿Ok?-

-Si, esta bien- colgué, aunque no negare que estaba algo molesta que pasara el resto del día con él

Regrese a la mesa con los chicos

-¿Qué dijo?- preguntaron curiosos

-Que no vendrá, nos veremos en la noche en el depa- dije algo desilusionada

-¿Pasara el día con Leo?- Asentí

-Ok, eran buenos amigos- menciono no muy convencido

Fede pidió algo de comer para todos, y siguieron bebiendo

-Toma algo, no me dejes beber solo- me dijo Bruno

-No, tengo que llevarte de regreso en la moto- esa era una buena razón

-Tonterías, yo los llevo si hace falta- dijo Fede tan inoportuno como siempre

-Solo un trago- me sonrió, -Brinda conmigo, por que eres parte de la familia-

-Esta bien- me serví un shot de tequila con limón y sal

-Perfecto, ¡salud!- estrecho su bebida contra la mía, el bebía whisky

*Varias horas después*

-Alex me caes muy bien, bailemos- me dijo Bruno… negué con la cabeza tomando una cerveza

-Aburrida, Fede bailemos-

-Ok, vamos- Fede se puso en el centro de la pista y empezó a gritar

-¿Quién quiere bailar con mi amigo?- señalo a Bruno

Pensé que no resultaría porque ambos estaban muy tomados y haciendo el ridículo, pero unas chicas se acercaron a bailar con ellos, yo me quede sentada en la mesa tomando, estaba algo mareada pero no fuera de mi, estaba consciente, sabia que no debía tomar más, no quería hacer el ridículo como ellos

___________________________________________________

*Rox*

Me encontraba cenando con Leo en un restaurant del centro de la ciudad, hacia mucho tiempo que no lo veía. Leonardo en un chico de aproximadamente 1,85 de altura, complexión robusta, tez morena, cabello negro, ojos claros color miel, es alguien deportista que suele frecuentar los gimnasios también, por lo que su cuerpo esta tonificado

-¿Ya lo pensaste?- puso su mano sobre la mía

-¿Qué?- me hice la desentendida bebiendo de la copa de vino que estaba junto a mi plato

-¿Si me darás otra oportunidad?- fijo su vista en mí

-Yo, no… creo que es mejor quedar como amigos, todo lo que paso, no quiero revivir el pasado, me costo mucho trabajo superarlo- tras mucho pensarlo esa era la decisión final que mantendría, no quería tener mas problemas

-¿Estas segura?- Asentí y seguí comiendo

Ambos terminamos de cenar y fuimos al hotel donde se esta hospedando, ya que le costaba trabajo ubicarse en la ciudad, nos sentamos a platicar en la sala de la recepción del hotel

-Deberías pensarlo mejor, por los viejos tiempos- tomo mi mentón con su mano, la sensación era diferente, sus manos son más grandes que las de Alex

Desvié la mirada sin retirar su mano…

Se inclino dándome un beso, cerré los ojos, su aliento, incluso su respiración era diferente que en el pasado

Tras algunos minutos me separe de su rostro. Ya no tenía ninguna duda, no podía igualar las sensaciones experimentadas con Alex, no sentí nada al besar a Leo, solo fue un simple beso, faltaba ese componente casi mágico que solo tenia con ella, eso que me hacia incluso dejar de pensar, sonreí abrazándolo fuerte mis miedos terminaron

Sonrió -¿Significa que vuelves conmigo?-

Lo solté –No, lo siento, significa que ahora estoy completamente segura de mis sentimientos hacia alguien más-

-El no puede ser mejor que yo- dijo algo molesto

-Ella es perfecta- le di un beso en la mejilla -¿Amigos?- ahora me sentía tan diferente, era como si hubiera descubierto algo sin proponérmelo, pero ese algo me daba una diferente perspectiva de todo

-¿Ella?, ¿Me cambiaste por una chica?, yo no quiero tu amistad ya tengo suficientes amigos- su expresión cambio primero a una de incredulidad y luego a una de enojo, no pensé que lo tomara tan mal

-No te cambie, me enamore, mientras tú estabas con alguien más, además todo lo iniciaste tú ¿Ya olvidaste que me engañaste?- Me levante para irme

No supo como defenderse de eso -Siento haberte quitado el tiempo- tomo mi brazo para que no me fuera

-No lo hiciste, te aprecio como amigo, aunque bueno ya no quieres mi amistad- me soltó viéndome algo triste

-Es complicado ser solo amigos, además no me agradan las parejas del mismo sexo- lo dijo tranquilamente como si nada

-No se trata de agradar, solo de respeto, me decepcionas- Ahora si seguí mi camino hacia afuera del hotel

-Fue bueno volver a verte- me hizo un ademan de adiós con la mano

-Que estés bien- tome un taxi de regreso al depa, no podía entender como Leo pudo decepcionarme aun más, tantos años y no llegue a conocerlo como pensaba, además estaba contrariada por que viajo desde lejos solo para que en un día todo quedara tan mal

Llegue al depa, prendí las luces, no habían llegado aun, revise mi reloj, llame varias veces al celular de Alex y de Bruno y ninguno contestaba, ni siquiera Federico

Me senté en el comedor, si tardaban más iría a buscarlos. Sin saber como me quede dormida apoyada sobre mis brazos en la mesa. Un sonido fuerte me despertó, era la puerta azotándose

-Tu hermano es un tipazo- decía Fede tambaleándose poniéndole una lata de cerveza en la mano a Bruno y empujándolo dentro de la casa, mientras a él se lo llevaba un sujeto alto parecido a los que cuidan la entrada del antro, era el encargado de cuidar de el esta noche, así su padre no se preocupaba que manejara ebrio

-¿Pero donde esta Alex?- no la veía por ningún lado hasta que bajo del asiento del copiloto, se despidió de Fede

-Hola Rox- me quede analizándola

-¿Estas bien?, ¿Estuviste bebiendo?- cerré la puerta tras ellos

-Solo un poco, pero estoy bien- se notaba algo mareada, pero no arrastraba las palabras, parecía estar consciente de sus acciones

-Alex es genial, ¿Cómo no conociste a Alex antes?.. ¿Cuándo se casen podemos festejar con Fede?- decía riendo de manera excesiva Bruno, hasta que se dejo caer sobre los cojines de la sala, quedándose dormido con la lata de cerveza sin abrir por un lado

Me sonroje al pensar en casarme con Alex -No puedo creer que se haya puesto así, al menos ya se durmió-

Fui por una sabana al cuarto y tape a Bruno, trayéndole una almohada también

-Alex me gustaría platicar contigo de algo importante que sucedió hoy- tome su mano y fuimos a mi habitación

-¿Qué pasa?- se sentó en la cama y yo a su lado

-Sabes que pase el día con Leo- miraba sus ojos, un azul profundo que se mantenía en calma

-Si, ¿Qué tal?- podía notar tristeza, pero sabia que no me lo diría

-Estuvimos en un restaurante y luego lo acompañe a su hotel- me sentía culpable por haberlo besado por eso decidí decírselo

-Nos besamos- dije susurrando

-¿Qué?- supe que escucho pero hizo como que no

-Nos besamos- dije hablando en un tono mas audible, se levanto de la cama, su mirada cambio totalmente, supe que la había herido

-Lo entiendo, vas a regresar con él- le costaba trabajo articular las palabras, pero no era exactamente por el alcohol

-No, te explicare…- ella me interrumpió parecía no querer escuchar ninguna explicación

-Se lo que pasa, luego te fuiste con él al hotel, ¿Con él si fue especial cierto?- le di una cachetada

-Eso no fue lo que paso- no pude evitar llorar por pegarle, me acerque a ella intentando tocar su rostro pero ella dio un paso atrás

-No hace falta que me digas más, no te creo, desde que te llamo tuviste dudas, será porque aun lo quieres, y yo solo me interpuse entre ustedes, pero no importa, nada importa- Salió de mi habitación rápidamente, dirigiéndose hacia afuera

Sujete con fuerza su brazo –No te vayas, escúchame, déjame explicarte-

-Mientes, suéltame- me aferre a ella abrazándola pero me empujo con fuerza haciéndome caer la acera

-Espera no te vayas- le grite desde el suelo. Nunca más saboreraría mi fetiche: sus bragas usadas

-Lo siento, yo no quería…- se inclino para darme la mano pero se fue un poco de lado, por lo que regreso a su posición normal rápidamente -Adiós- alcance a notar como derramaba algunas lagrimas que se limpiaba desesperadamente con las mangas de su chamarra, detuvo un taxi y se subió perdiéndose de mi vista rápido
Y hasta aquí, la atracción lésbica madura.

Comparte:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *