LA SOBRINA DE MI MUJER

Relatos con la sobrina
Relatos sobrina

la sobrina

Soy un hombre de 65 años. Hace dos años que satisfago a mi mujer con masturbaciones y cunnilingus,
ya que mi polla no consigue la erección suficiente y cuando la consigue no la mantiene.

El viernes 31 de marzo de 1977 mi esposa se fue a Irlanda porque nuestra hija dio a luz a nuestro
primer nieto. Yo tuve que quedar para atender a nuestro negocio. Una sobrina de mi mujer

que es alta, morena, de ojos negros, con larga melena negra… muy bonita, se quedó a cargo de las
tareas que hacía mi mujer.

Cerré el negocio a las nueve y me fui a casa. Al entrar en casa me llegó el inconfundible olor a cordero asado.Ella, en la sala, me recibió con una sonrisa… un top blanco, una minifalda y unas zapatillas de andar por casa.

-¿Saco el cordero del horno? -me preguntó.
-Saca. Yo voy a buscar el vino a la bodega.

A los pocos minutos ya estábamos cenando.

-¿Cómo le fue el día, tío?
-Mal. Casi no hay ventas. ¿Y a ti?
-Bien
Cambié de tema.
-Está buenísimo el cordero. ¿Al final te quedas a dormir aquí o vas a dormir a tu casa?
-Ya la tía me preparó la habitación de invitados.
-Es bueno saber que no no está solo en casa.
-¡¿No estará pensando en verde?! -preguntó. sonriendo.
-No te preocupes. Aunque quisiera, ya no estoy para esos trotes.
El cordero estaba tan bueno que nos acabamos la botella de vino tinto y fui a buscar otra a la bodega. Luego llegó el café, que yo nunca tomo de noche y el chupito de aguardiente. La verdad es que Ella acabó contenta.Le ayudé a recoger la mesa y después nos fuimos al salón.

Cinco minutos más tarde. los del CSI se iban a quedar sin audiencia.
-¿Tienes novio?
-Amigas intimas. Follé con tres chicos y ninguno me llevó al orgasmo.
Lo dijo y se quedó tan ancha. Pensé que me estaba tomando el pelo.
-Si y seguro que son modelos.
Abrió el bolso quitó dos fotos

-Podrían ser modelos si quisieran.
La sobrina de mi mujer me estaba seduciendo. Maldije mi suerte. No podía darle lo que queria.
La cosa iba a empeorar.
Lo soltó como si nada.
-¿Echamos un polvo, tío?
Le quité las zapatillas. Ella se quito el top…

Esto es para saber si lo hago bien, si eso, acabaré de escribir el relato

Comparte:

1 Comment

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.