Por atrás es tocar el cielo siempre

Anal relatos por el culo
Relatos anal por detrás

sexo anal relatos

Yo ya iba caliente durante el viaje al hotel: ella quería que le diera por culo. Eso iba a hacer ni más ni menos. Solo imaginaba bajo la ropa sus hermosas tetas y su precioso culo, que pronto serían para mí. Si, todo para mí. Iba a clavarle mi pija, mi polla, mi estaca y llenarlo de leche.

Su culo cerrado sería todo para mi polla

En el camino al hotel, yo no daba más de la calentura, me hubiera encantado que me bajara la bragueta y me fuera chupando la verga durante el viaje, pero como somos seres civilizados nos contuvimos. Veinte minutos después llegamos al hotel.
Pedimos habitación, y una vez adentro, me desnudé por completo, mi pija estaba enorme de la calentura. La morocha también se desnudó y se dejó solo la bombachita que se le metía bien en la raya del culo, la veía por el espejo pensé que la leche me iba a salir sola de un momento a otro.
Yo estaba parado, ella se agachó y mi verga quedó frente a su cara. Después me agarró la pija suavemente y se metió la cabeza de la verga en la boca, que placer esa boca húmeda y calentita, empezó a chuparla suavemente, ensalivándola de a poco, mientras la otra mano me acariciaba los testículos, yo disfrutaba mirando su hermosa cara, que hembra mas linda, disfrutaba en la distancia las imágenes de los espejos del cuarto, que suavidad, que tierna. Se metía la pija en la boca una y otra vez. Por eso no dudé, en plasmarlo en uno de los mejores relatos porno que he tratado de escribir.

La puse a cuatro patas desnuda en la cama

Después de unos minutos me acosté en la cama, pero antes la puse en cuatro y le metí la lengua en el culo unos segundos, se lo ensalivé bien, luego me acosté boca arriba y ella como una gata se puso encima de mí, refregó sus tetas en mi pecho, en mi pija y en mis huevos, y me la chupó con mas intensidad, que ganas tenía de darle mi leche, que se la tome toda, pero eso recién empezaba.
Chupó un rato hasta que no pudo mas de calentura, y se subió para cabalgarme, agarró la pija con la mano, y se la metió en su concha que estaba muy mojada, muuuuy mojada, le entró con suavidad, y empezó despacito en un vaivén suavecito, enseguida empezó a gemir.
-Ay Cris ! como me gusta, me decía
-Como me gusta guacho.
Yo agarraba con fuerza sus nalgas y la acariciaba, ella empezó a cabalgarme con mas fuerza, empecé a chuparle las tetas, me detuve un rato con un pezón, le pasaba la lengua, y ella estaba cada vez mas caliente. Mientras empecé a tocarle suavemente el culo, su concha estaba muy lubricada, empecé a mis mojar mis dedos con el jugo de su concha caliente, y a pasarle esa lubricación por el culo, le metí un dedo en el agujerito y se lo frotaba suave, primero metí un dedo y le acariciaba el agujero del culo con el jugo de su concha, después le metí dos dedos, ella no daba mas de caliente, mientras chupaba sus tetas, ella bailaba con mi pija que estaba enorme metida en su concha.
Quiero que me la metas por atrás después.
-Si mi amor, le dije, te la voy a meter por el culo
Se excitó al mango y tuvo un orgasmo, gimió muy fuerte. Y se relajó.
La concha estaba muy mojada, y con ese jugo le lubriqué bien el culo, vendría luego la escena de sexo anal. Se puso en cuatro patas, al borde de la cama, y yo de pié parado en el piso, frote mi verga en su concha y empecé a acariciar el agujero del culo con la cabeza, y se la metí despacito, media cabeza. La entraba y la sacaba despacio, con mucho cuidado y suavidad, ella estaba re caliente.

Me pedía que se la metiera toda por el ojete

-Métemela toda
-¿Te gusta hasta los huevos?
-Sí toda, hasta los huevos.
Se quedó en cuatro patas y apoyó su rostro en las sábanas, se puso en cuatro patas agachadita, para que se le abra mas el culo, que paisaje tan hermoso, mi pija estaba durísima, y ella recaliente, y empujé la poronga hasta el fondo, y empecé a meterla y sacarla, meterla y sacarla.
-Mas, más, me decía.
Y ahí empecé con mas y mas fuerza, la cogí muchísimo, con ganas, le cogí bien el culo, la sacaba y se la metía con mucha fuerza hasta el fondo, una y otra vez. Ella empuja con el culo para atrás, le gustaba mi pija bien adentro, hasta que acabé, le bombié mucha leche en el culo, se lo llené de leche. Que placer !
Pero ahí no terminó, fui a ducharme, era verano y estaba muy acalorado, ella vino enseguida, nos enjabonamos y me dijo.
-Me llevo toda tu leche adentro mío.
Me hizo calentar de nuevo, tenía toda mi leche en el culo, empezó a pararse mi pija nuevamente.
Volvió a ponerse en cuatro al borde la cama, agachadita con el culo bien abierto, pero esta vez se la metí en la concha, y la cogí tan fuerte como anteriormente por el culo. Ella tuvo otro orgasmo y yo también. Después nos fuimos y disfrutamos de la hermosa tarde soleada.

Comparte:
Citas discretas

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.