Recuerdas ese día en el que nos encerramos en la habitación?

Relatos de confesiones
Relatos de confesiones en Universo Erótico

relatos confesiones

¿Recuerdas ese día en el que nos encerramos en la habitación? Confesiones como esta me vuelven a mil por hora

Me atrapaste contra la pared… ¿está volviendo a tu cabeza? ¿Te ves mordiéndome la boca, el cuello…? Y entonces me empujas hacia la cama, y me quedo sentada, y tú rodeándome, mi espalda choca con el cabecero. Y me miras, examinando la escena. La camisa blanca que se transparenta te está volviendo loco, la falda, mis piernas… pero vuelves a la camisa, arrancándome los botones uno a uno, pero con impaciencia, mientras nos besamos a lo bestia y nuestras lenguas se retuercen sin rumbo. Mi piel te está pidiendo que me quites el sujetador, tu cuerpo también te lo pide, y lo harías esfumarse con los ojos si pudieras. Deslizas las tiras que sostienen el peso por mis hombros, desabrochas y cae poco a poco. Me empujas contra el colchón… ¿Quieres que te lo diga?

Me empujas contra el colchón porque te gusta ser quien lleva la voz cantante, son confesiones mías,  y pasas tus dedos por mis pechos, haciendo círculos, hasta que llegas a mis pezones, y los besas, los lames, los muerdes, porque joder, tienes hambre ya. Estás encima ahora, y te desabrocho el cinturón que se interpone, y los pantalones, introduzco la mano en la abertura y palpo por dentro, te toco, y veo que todo está saliendo muy bien. Te doy la vuelta y ahora soy yo quien está arriba, y tú sobre el colchón. Coloco mis rodillas a cada lado de tus muslos, tiro de las perneras de tu pantalón y te lo saco. Y tus boxers, ajustados… esos te los dejo un poco más y me inclino sobre ti mientras dejo que se rocen con lo que aún tapa mi falda, y te beso la boca, te beso el pecho, y voy bajando… Pero no vamos a quedarnos aquí, ¿no? En absoluto.

Ahora sí, ahora están a punto de reventar, ¡vas a dar de sí la tela! Tiro de ellos también y los hago desaparecer tras tus pies. Subo la vista y veo el Empire State Building de la habitación, frente a mí, toda tuya y toda mía, y me coloco en posición y me la llevo a la boca, subo y bajo, y respiras fuerte y acompasado con mis movimientos. Paso mi lengua por tu capullo, mientras te la agarro con una mano y con la otra te cojo los testículos y jugueteo con ellos porque ninguna parte de ti se merece un olvido, y vuelvo a subir, y a bajar mientras te vas excitando y me dedico especialmente con tu glande hasta que ya no puedes más y estás a punto de irte.

Pero entonces paro, porque quiero que esto dure sin que tengas que recargarte, y como lo has entendido bien, me das la vuelta, estás muy excitado, y quieres que yo pase por lo mismo. Me arrancas la minifalda y el tanga rojo que llevo también te está estorbando pero no te importa aún. Pasas los dedos por encima del encaje rojo, con presión sobre mi clítoris, sobre mi vagina, y lo apartas ligeramente y sigues moviendo los dedos entre mis labios. Me preguntas que si me gusta y sabes que me encanta. Me quitas el tanga, y comienzas a darle fuerte, a moverte con rapidez, y yo a bendecir tus manos. Estoy mojada, pero quieres llevar esto un poco más lejos. Con la otra mano introduces un par de dedos en mi vagina, y los sacas y los metes, poco a poco, lentamente. Entonces los sacas y paras: has tenido una mejor idea. Acercas tu boca a mi vagina, a mi clítoris, y empiezo a gemir de placer, ya no puedes dudar de si me gusta. Mueves tu lengua entre la carne, sabes jugar, sabes divertirte, sabes que puede que me vaya y aquí me castigas, y vuelves a parar porque tú eres el jefe. Subes por mi ombligo hasta mis pechos, dejando que nuestros sexos se rocen, y muerdes mis pechos, mis pezones, mientras me miras disfrutar. Pero tú también estás excitado, no eres de piedra.

Me ordenas que me levante y te aborde, y yo obedezco, te tumbas, y me pongo de rodillas encima tuya, subo y bajo, y para ti son las vistas, arriba y abajo, mientras tengo mis manos en tu cintura y según lo voy sintiendo, te sujeto más fuerte o menos, para que notes cómo lo estoy viviendo. Ponme a cuatro patas como a las gatitas sobre la cama y dame bien mientras muevo mis caderas, y me las sujetas para que no me escape. Y como no podía faltar, vas a darme la vuelta, a tumbarme en el colchón, a rodearme por tus brazos, justo como hemos empezado, ¿recuerdas? Pero ahora sí me la estás clavando, ahora estamos los dos a punto, gimiendo acompasados a los golpes de tu cadera, tan puestos, son confesiones muy fuertes, pero tan excitados, tan rabiosos… Tan acabando, y acabas dentro, lo sueltas todo, después de haberlo dado todo.

Comparte:

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.