Relatos eroticos de gays y sexo

Darío le gustaba alberto, quien era el hermano pequeño de su mejor amigo, desde abajo, tumbado boca arriba sobre la cama. La satisfacción estaba pintada en las bellas facciones del aún adolescente, y no era para menos: entre sus cuerpos se interponía el de una explosiva chica, desnuda como ellos, que habían conocido hacía menos de una hora. Alberto la estaba penetrando, todavía despacio, y Darío, que sentía las profundas acometidas del joven, lamía los pechos pequeños y compactos de la chica torciendo la cabeza sobre ella. Una veloz suma de acontecimientos había llevado a Darío hasta allí, y aún estaba algo aturdido por ello.Leer Relato —>

Comparte:

Una tarde lluviosa de otoño, Sábado, la televisión tediosa, sentados en el sofá, aburridos, hablamos de ver una peli porno por internet, mi chica empezó a buscar y la conectamos a la tele grande, así más cómodo, como hacíamos muchas veces, nos preparamos un vino espumoso. El ambiente se fue templando, viendo la peli nos metíamos mano, ya calientes hablamos de ducharnos y después disfrazarnos. La ducha fue un buen preámbulo nos lavamos mutuamente por todos los sitios sin dejar ningún rincón al azar, nos dimos crema por todo el cuerpo, la piel suave y nos fuimos a ver que nos poníamos, tenemos disfraces deLeer Relato —>

Comparte:

Una nota que realmente me excitaba pensar en las posibilidades de disfrutar con él y su esposa de una buena sesión de sexo, porque de eso se trataba, no había la menor duda ante la claridad del mensaje “Soy Carlos, el hombre que te metió la verga frente a los chavitos, te dejo mi número en la ciudad, pregunta por mi o por mi esposa, Irene, ella sabe de ti quiere que le hagamos una doble penetración, llámanos”. Así que llegando el siguiente fin de semana decidí llamar al número indicado en la nota. – Bueno – respondió una voz femenina pero sumamente juvenil alLeer Relato —>

Comparte:

Un fin de semana diferente con amigos Domingo: Me despierto, ya es domingo, miro el reloj son las 08:45 de la mañana, demasiado pronto para levantarse, reflexiono sobre la situación, y me parece increíble; no es una fantasía de las nuestras, lo estamos haciendo realmente, hemos pasado de la ficción a la realidad, (por todo lo que ha pasado), casi sin darnos cuenta. Paloma duerme plácidamente a mi lado; mirándola, me vienen a la mente todas las escenas vividas, hace tan solo unas horas, recordándolas no puedo evitar la excitación. Acaricio sus pechos desnudos, alimentando mi deseo y mí lujuria; semidormida, se mueve para facilitarmeLeer Relato —>

Comparte:

La verdad es que si tienes dinero que te impide echar un polvo sin complicaciones. Es más difícil por que no hay clubs de putos; pero el teléfono y la sección de contactos de un diario siempre permite completar la falta de algunas oportunidades. Hay chaperos que estarían encantados de follarse a una mujer y por una vez que no les tocara poner el culo a ellos y que además los pagaran por ello. Buscar sexo por el placer del sexo o por dinero ya no es solo cosa de hombres. Y la mujer también puede conseguir sexo simplemente por capricho o por complacencia enLeer Relato —>

Comparte:
relatos bisexuales con penetracion

Hola, soy Jenny y mi historia esta basada en algo real, y una fantasia. Mi esposo y yo nunca hemos sido “abiertos” pero siempre hemos tenido bastante comunicacion y muy buenas sesiones de sexo. Me ha comprado varios juguetes que he gozado enormemente, pero hace un tiempo se me ocurrio usar esos juguetes en el mismo. Ya me habia fijado que tocando su ano con mi dedo lo hacia estremecerse, y verias veces en la ducha, me enjabonaba el dedo para meterlo lo mas adentro posible de el al mismo tiempo que le besaba las tetillas. Su cara siempre fue un poema y a miLeer Relato —>

Comparte:
Relatos bisexuales

Cuando te follabas a tu novia ella gritaba mi nombre, y cuando yo la daba por el culo yo repetía el tuyo; al final ella se salió con la suya y tú me follas. Soy uno de los bisexuales sin remedio. Me va todo. En efecto, fue aquella noche, mientras te llevábamos a casa en el coche. Son relatos de bisexuales como éste los que me ponen mucho, y la recuerdo perfectamente y mira que han pasado años. Tú en el asiento de atrás. Conducía yo. Salimos del pueblo. Oscuridad. Música. Te acercaste entre los dos asientos. Amparado en las sombras de la noche meLeer Relato —>

Comparte: