relatos porno

Continúo con el relato para un buen amante. Dice así… Los preliminares, como por ejemplo: Limpiar la casa. “¡¿Cómo?! ¿Me estás tomando el pelo? ¿Dónde está la sección de masajes vaginales y pinzas para pezones y… y…?” Escucha, pequeño saltamontes, este capítulo se llama Preliminares y no hay nada más preliminar que crear el ambiente adecuado para que la moza se sienta relajada y sea receptiva al cortejo. Parece bastante evidente pero casi todos los manuales de sexología comienzan por “¿Cómo le gusta que le acaricien los pechos?”, síntoma inequívoco de que no tienen idea de cómo seducir a una mujer. Me gustaría dar porLeer Relato —>

Comparte: