relatos videos

Había acabado la carrera el año anterior y ahora me disponía a hacer un máster que me diera alguna entrada a la posibilidad de conseguir algún trabajo. Siguiendo un poco el sentido común, decidí hacerlo sobre algo que ya había estudiado y continuar especializándome en lo mío. Algo que, en mi opinión, aparte de sentido común, era algo lógico. La sorpresa fue mayúscula cuando, después de matricularme, me enteré que íbamos a ser, a lo sumo, cinco alumnos por clase. Casi todos habían decidido dejar de estudiar e ir a buscar trabajo fácil, algo que con las condiciones actuales significaba poco sueldo, poca estabilidad laboralLeer Relato —>

Comparte: