relatos bdsm y dominación

Elena, esa jefa que me daba morbo, un día me dijo que entrara y cerrara la puerta. Y ahí comenzó uno de esos relatos bdsm, que ponen caliente a cualquiera. Aquel día en que Elena me hizo sentirme hombre por primera vez había quedado atrás, ya había pasado una semana algún día que otro los roces se sucedieron en el despacho, pero no pasamos de ahí ninguno, eso sí es cierto hubo días que me ponía la polla de tal manera que pensaba que si volvía a rozarla me corría, también había días que notaba a Elena como se encendía al sentirme. Alberto mejoro algoLeer Relato —>

Comparte:
relatos bdsm

BUENOS DÍAS, MIS PEQUEÑOS PERVERTIDOS Y AMANTES DEL BDSM AHORA ME DISCULPO POR TARDAR TANTO EN SUBIR EL SIGUIENTE RELATO PERO POR CUESTIONES PERSONALES NO PUDE ESCRIBIR ANTES, ESPERO DISFRUTEN ESTE CAPÍTULO Y COMENTE J ADEMÁS YA ESTOY CREANDO UNA NUEVA HISTORIA QUE ME PARECE LES ENCANTARA A LOS QUE GUSTEN DE MIS RELATOS. GRACIAS Y NOS LEEMOS PRONTO. Estaba completamente bajo su merced. Siempre estaría así doblegada ante èl , lo deseaba y de ninguna manera quería algo diferente sentir su cuerpo más grande y fuerte sobre mi fino e indefenso cuerpo femenino era lo que más anhelaba , su imponente voz ordenándome, jugandoLeer Relato —>

Comparte:
relatos dominacion bdsm sumision

Ella me lo pedía, fóllame fuerte, ahora me pongo de espaldas, estoy a tu servicio. Voltee a mi chica poniéndola de cara a mi de pie contra la pared y la besé con mucha pasión. Fue un beso muy guarro. Empecé a quitarle a ropa muy rápido mientras íbamos hacía la habitación. El pasillo quedó lleno de nuestra ropa. La tumbé en la cama y sin preliminares fue directamente a su sexo. Estaba mojadísima. Mi lengua y mis dedos se paseaban sin problemas por todo su sexo mientras ella me suplicaba que la follará. Cogí una venda y le tapé los ojos. -¿Que haces? NoLeer Relato —>

Comparte:
relatos dominacion sumision bdsm

Relatos sumisión, BDSM y la dominación que sentía y que quería, era toda mi fantasía, con mi amigo de siempre que me imagine ser suya y sumisa y sometida. Tú eres la causa de mis deseos y mis fantasías más ardientes. Quisiera volver a ésa época en que era libre para así poder besar tu boca y saborear el néctar de tus labios que me volverían a la vida, experimentando una ruda sumisión. Sabes que gozo al sentir tu mirada desnudándome, penetrando en lo más hondo de mí ser. Quisiera estar expuesta a ti, y a tus manos que me excitan y sueño que meLeer Relato —>

Comparte: