relatos dominacion y bdsm

La historia de ese bar que cierra la rubia toda salida y ese camarero al acecho, que no deja escapar ni una oportunidad, esas tetas de rubia caídas, le enloquecieron esa noche. El camarero lo cuenta: Era un día laborable, y por ello me extrañaba más. Se había sentado en una mesa y había pasado horas allí. Al cruzar delante de ella le echaba jugosas miradas a sus larguisimos y bien torneados muslos enfundados en unas medias de rejilla de las de putón de toda la vida y que salían de una minifalda de cuero muy, muy corta. Unas sandalias con un tacón de agujaLeer Relato —>

Comparte:
relatos piscina sexo

El ambiente era sofocante y a la vez extasiante. Era la primera vez que salía a una fiesta en piscina. Acampamos en el balneario, iba con unos amigos pero era la única que no tenía pareja. Encontré a ese chico por casualidad mientras nadaba, me pareció atractivo y con unas copas de más escribir estos relatos sexo me excita mucho la verdad, me animé a ser lo contrario de lo que siempre había sido, me acerqué a él y le hablé. Conversamos un rato sobre música y después todo subió de tono… El agua en la piscina era tibia. Me olvidé que había personas ahíLeer Relato —>

Comparte:
relatos dominacion bdsm sumision

Ella me lo pedía, fóllame fuerte, ahora me pongo de espaldas, estoy a tu servicio. Voltee a mi chica poniéndola de cara a mi de pie contra la pared y la besé con mucha pasión. Fue un beso muy guarro. Empecé a quitarle a ropa muy rápido mientras íbamos hacía la habitación. El pasillo quedó lleno de nuestra ropa. La tumbé en la cama y sin preliminares fue directamente a su sexo. Estaba mojadísima. Mi lengua y mis dedos se paseaban sin problemas por todo su sexo mientras ella me suplicaba que la follará. Cogí una venda y le tapé los ojos. -¿Que haces? NoLeer Relato —>

Comparte: