relatos incesto y filial

Cómo disfrutaba con mi hijo adolescente, dándole de mamar como si fuera pequeño, mis mamas tenían suficiente fuerza para calentarlo, solo notarlo me ponía muy perra, aquí está la que tiene las tetas como yo, tetona y golos Unas fotitos y os cuento cómo jugaba con él a solas La fantasía de estar con mi hijo en la cama me había recorrido desde hacía mucho tiempo, era prohibido pero tremendamente erótico, cuando al final lo hice, más que excitada, fue agradecida como me sentí. Inicio de mi histora real prohibida Apagué la luz cenital del dormitorio y, descalza sobre la alfombra, caminé en silencio hastaLeer Relato —>

Comparte: