Esta chica se sentia realmente sola, con 32 años lo tenía todo y sin embargo notaba un vacío en su interior… Hacía ya 7 años que estaba con Marcos y la monotonía se apoderaba cada día más y más de su vida, sabía desde hacía tiempo que su relación se había convertido en rutina, pero por eso mismo por rutina y costumbre se dejaba ir. Había decidido dar un pequeño cambio a su vida, iba a dejar su oscuro apartamento, en el que vivía desde que acabara la Universidad, y trasladarse a un dúplex moderno, luminoso que la mujer de la inmobiliaria les había descritoLeer Relato —>

Comparte: