El joven Jason se despierta en pleno sueño erótico cuando sufría su primera polución nocturna, pero allí sobre él, en la oscuridad de su cuarto, se encuentra con un mágico personaje; el hada de la leche. Sumergido en la intensidad de un sueño eróritco estaba Jason, un típico adolescente de una típica ciudad estado unidense, al que sus hormonas lo estaban poseyendo en aquella cálida noche en el silencio de su dormitorio. Era la primera vez que experimentaba un sueño de aquel tipo, de aquella humedad, y sumergido en él se dejaba llevar complacido. Tumbado en una playa tropical, de arena blanca y de aguaLeer Relato —>

Comparte: