relatos dominacion y bdsm

La historia de ese bar que cierra la rubia toda salida y ese camarero al acecho, que no deja escapar ni una oportunidad, esas tetas de rubia caídas, le enloquecieron esa noche. El camarero lo cuenta: Era un día laborable, y por ello me extrañaba más. Se había sentado en una mesa y había pasado horas allí. Al cruzar delante de ella le echaba jugosas miradas a sus larguisimos y bien torneados muslos enfundados en unas medias de rejilla de las de putón de toda la vida y que salían de una minifalda de cuero muy, muy corta. Unas sandalias con un tacón de agujaLeer Relato —>

Comparte: