relatos lesbicos

Además de los chicos, las chicas y en concreto mi amiga me ponía cachonda. Era como los relatos lésbicos, de lesbianas que solía leer a solas. Lo que voy a contar ocurrió realmente hace unos pocos años y fue cuando descubrí que no sólo me atraían los hombres sino también las personas de mi mismo sexo. Laura era mi mejor amiga y una chica bajita, de pelo negro, piel clarita, una cara muy guapa de esas que casi parecen de muñequita de anuncio, rematada con unos preciosos ojos verdes, y un llamativo 90 de pecho. Alegre y lanzada, como la de los relatos de lesbianasLeer Relato —>

Comparte: