Tome la iniciativa de hacerle una visita a una antigua amiga muy especial de la universidad, estudiante de una Facultad diferente a la mía, Administración, una pequeña mujer, delgada, piel canela, dueña de unos pechos exuberantes, piel canela, estudiante de Educación, de Lengua y Literatura, que ejercía como profesora auxiliar en una Institución del Estado, los denominados colegios públicos. Estando dentro de la escuela decidí ir en su busca, la encontré dando una clase en un aula del último grado escolar, a un paso de la universidad, un aula mixta, chicas y chicos. Al encontrarnos nos saludamos como es la costumbre, sin dejar de mirarLeer Relato —>

Comparte: