Hoy fue un terrible dia Fue lo primero que pensó Adolfo, antes de las 7 de la mañana, desde aquel día su vida había cambiado radicalmente. Para sobrevivir consiguió un trabajo en una empresa en donde trabajaban unos familiares. Iba 20 minutos tardes, la cola que se formaba era algo infernal. -Los ganadores desayunan perdedores- pensó, esa era su frase. Era su forma de vivir. Haciendo maniobras adelanto como 10 vehículos que según él iban como un morrocoy, tratando de abrirse paso a lo macho. -Estos guevones- susurró y luego haciendo caso a sus mezquinos pensamientos obligó al chofer de un Corolla que le cedieraLeer Relato —>

Comparte: