Un amante encantador

3

Cada dia mi amante me encanta masy mas.

Una vez escuche que las amantes se lo llevan todo… bueno, he de confesar que es verdad, por lo menos en lo que a sexo se refiere.

Él es mi amante hace 5 meses, y mi primera experiencia anal y él único en la vida que logra conseguir de mí orgasmo sobre orgasmo… Ayer tuvimos otro encuentro pero este fue especial y diferente y quiero contártelo.

Resulta que para el día de mi cumpleaños él me había prometido un regalo perfecto y una botella de Champagne Moët & Chandon para brindar. Pero en cuanto a la botella, no cumplió porque él quería organizar un viaje para pasar la noche juntos y disfrutar bebiendo. Pero es un hombre sumamente ocupado que hace lo imposible para dedicarme días y horas enteras a mi placer y cuidado. Sin embargo no tenia forma de lograr el viaje así que opto por un plan “B” dado a un ultimátum que le di jejeje!! Le dije que quería saber fecha y hora antes de terminar el año para tomarnos esa botella… Así que me citó ayer en una zona cerca de su oficina. Y Pasó a recogerme… y vaya re-cogida!! Dijo que tenía una sorpresa. Me subí a su camioneta negra hermosa. Y arrancó rumbo a un Motel de lujo. Entramos, estaciono la camioneta se bajo a liquidar la habitación y como todo un caballero abrió mi portezuela y me tendió la mano para bajar. Yo tome su mano y lo atraje hacia a mí y comencé a besarlo segura de lo que pasaría.

Él es muy alto para mí, a penas y con tacones de plataforma llegó a sus hombros lo cual a mi me encanta por que fácilmente puede levantarme en brazos. Lo malo es que eso también le da control absoluto sobre mí. Así que se aparto de mis labios y me jalo hacia él, ordenándome que bajara de la camioneta y subiéramos a la habitación. Y como toda una sumisa no me quedo opción más que obedecer si quiero recibir placer. Entonces el saco de la cajuela una maleta negra, me tomo de la mano y subimos al cuarto. Entramos y el lugar era muy amplio con un jacuzzi enorme que parecía alberca. Y entonces saco mi botella del maletín. Y me dijo “brindamos? O te hago el amor” le conteste “hacemos el amor y brindamos…”

Acto seguido se quito su ropa, la doblo y acomodo en ganchos, mientras yo abría la llave del agua para usar esa tina enorme, y de nuevo me dirigí a la cama y me recoste. Cuando estuvo desnudo, me dio la mano, me levanto de la cama, comenzó a besarme, y lentamente me quito el vestido que llevaba. Me quede en Baby doll rosa transparente y bragas… Él me miro y sus ojos denotaban sorpresa, me sonrió y me dijo “gracias mi amor por cuidar los detalles”.

Yo también quería darle una sorpresa y que mejor, que yo misma, vestida para la ocasión debajo de mi ropa común. No crees?

En fin, sus manos acariciaban mi cintura debajo de la suave tela del atuendo, mientras sus labios no dejaban de besarme. Introducía su lengua en mi boca lenta y pausadamente disfrutando mis labios y la miel de mi boca. Sus manos recorrían mi espalda atrayéndome a él con desesperación y de pronto sentí una de sus manos bajando a mi entre pierna y empezó acariciar mi conchita por encima de las bragas, un dedo estaba entre mis labios y podía sentir como mis fluidos empapaban mi ropa. Sobra decir que yo me mojo desde el momento mismo en el que lo miro, ya sea físicamente o reviviendo los momentos juntos, así que imaginaras lo mojada que estaba..!! Es alucinante sus dedos sobre mi concha depilada, porque nadie como él para masajear a fondo mis labios, mi clítoris, mi ano y todo lo que sus manos pueden y desean tocar…

Estaba empapada y quería más, quería su pene en mi interior, así que se lo pedí, le dije que por favor dejara de castigarme y me embistiera con fuerza y hasta el fondo. Me pregunto qué quería? Le conteste: “quiero que me penetres y me bombees…”

Se acostó en la cama me jalo hacia él y quede encima. Le pregunte si me kitaba el baby doll y contesto “no, déjatelo”. (A él Siempre le ha gustado tener el control de mi y de todo). Solo prolongaba la tortura, y mi deseo iba en aumento. Empezó a frotar su pelvis contra mi y yo podía sentir su pene erecto, dispuesto a darme el placer que tanto quería pero que su dueño detenía.

Acariciaba mis pechos sobre la tela del brassiere y de repente los sacaba para besarlos y masajearlos… mmm… lamia mis pezones con la punta de su lengua, y esto me mojaba cada vez mas y mas. Con su mano completa tomaba mis senos y apretaba rico para seguirlos chupando, besando, lamiendo, o simplemente masajearlos. De pronto mojaba sus dedos en mi boca y los dirigía a la punta de mis pezones y acariciaba en círculos… realmente alucinante. Al tiempo que su pene me embestía por encima de mis bragas. En verdad el placer era delicioso, entonces le dije que yo aun llevaba una prenda de ropa que me estorbaba y quería que me la quitara para que me pudiera penetrar. Y me dijo: “Te la quitas o te la quito??” Respondí: “Quítamela” Se enderezo, quitándome de encima de él. Y me dejo acostada sobre la cama, comenzó a besarme los labios, el cuello, mis pechos, mi ombligo, y sin que yo me lo esperara tomo mis bragas con los dientes y tiro hacia abajo, mordiendo mi conchita, y lamiendo de vez en vez. En un rato empezó acariciarme con su lengua el principio de mi clítoris… tomo mis manos y las dirigió a mis labios… indicándome que yo los abriera para él y así él poder continuar con su trabajo. Sus caricias en verdad me enloquecían por lo que empecé a jadear y gritar de placer, hasta que de pronto llego mi primer orgasmo de esa forma y vaya forma… Mi cuerpo temblaba y no paraba de hacerlo, mis piernas no respondían y mi respiración era súper agitada.

Él se puso en pie y se acerco a mis labios, comenzó a besarme, sabía asquerosamente a mí, a mis jugos… y yo lo besaba con suma pasión gritando “gracias” en cada beso. Abrio mis piernas y entonces sin preguntar entro en mi sin reparo. Empezó a bombear con fuerza y se detenia… sabe que eso me enloquece, él solo busca lograr mil orgasmos. Me aceleraba y frenaba de esta forma, obligaba a mi cuerpo a conseguir su propio placer más rápido. Pero sin lograrlo, lo único que provoca es alargar mi placer. Y así estuvimos varios minutos… (Me encanta que el es el único que puede controlar su tiempo de erección en mí)

Pero yo, ya solo quería explotar y no tarde mucho en hacerlo él sabe como hacerlo y entonces de pronto se detuvo, yo arquee mi espalda, levante mi cadera hacia el y comenzó de nuevo otro orgasmo… uuuufff!!! Delicioso. Aaaaaahhh… rikisimo en verdad. Pero siguió bombeando y bombeando realmente alucinante porque no me dejaba descansar; excepto lo necesario para lograr otro y otro orgasmo… Hasta que no pude mas, ya lleva alrededor de 5 orgasmos.

Pero él aún no terminaba. Entonces empezó a masajear mi ano con un dedo y en movimientos circulares, él sabe que para entrar a “su culito” como él lo llama es necesario “prepararme” y yo me dejo hacer pues tiene unas manos deliciosas para acariciarme. Y continuo su masaje, suave, lento, y muy delicado. Hasta que pudo introducir un dedo en mi ano. Al mismo tiempo que acariciaba mi ano, tmbn masajeaba mi clítoris, por lo que lograba excitarme y relajarme… Movía su dedo dentro de mi ano despacio, sin prisa; hasta que pudo entrar con 2 dedos y los movía dentro para seguir dilatando y que mi recto se acostumbrara a “algo” dentro.

Por fin me dijo –Estas lista- así que me puso en 4 coloco su pene en mi entrada y empezó a empujar lentamente hasta que llego a el fondo y ahí se quedo por un momento para acostumbrarme. Rápido lo hice y empezó a bombear, estuvimos así un rato y yo jadeaba y disfrutaba como loca, de pronto me dijo, -quiero que te claves tú sola, siéntate en mi.- Obvio en un principio mi mente dijo no, y le dije -me da miedo- Pero a él no le importo simplemente se retiro y se sentó en el silloncito de la habitación y me dijo –ven- (recuerda que le gusta tener el control sobre mi) yo obedecí.

Me dijo:

–Ven, clavate tú-

Yo le decía –no puedo-

-No me digas “no puedo” hazlo.-

Y aunque con miedo, e inexperiencia, le di la espalda, me abrí de piernas tome su pene y lentamente lo lleve hasta mi orificio anal y una vez acomodado me fui clavando, temiendo el dolor… sin embargo descubrí que lo había logrado, su pene estaba por completo dentro de mí y no había causado dolor.

El me dijo: – ¿ves?, si puedes-

Y empecé a bombear yo misma, yo sola.

Como sus piernas estaban por dentro de las mías yo tenía control absoluto de mis movimientos… Así que podía mover mi cadera en círculos, o de arriba abajo; Recargarme en él sin que se saliera de mi.

Cambiar de movimientos me ayudaba a descansar. Mis manos apoyadas en sus rodillas y mis piernas sobre el suelo me daban el control por un momento.

Así estuve hasta que el me dijo – mi amor, eres grandiosa esta es la primera vez que alguien se clava sola sobre mi pene, y te mueves como diosa, mi amor me encanta… te voy a dar tu leche cielo… mmmmm que ricooo, que rico, aaaaahhh…-

Y entonces supe que lo había logrado, mi hombre, mi amante, mi amor… había conseguido su primera eyaculación. Y me dijo -ven recárgate sobre mi,- yo le dije, -pero te voy a sacar…- y me dijo –recárgate!!- y lo hice… Increíble… estaba sobre sus piernas clavada totalmente y recargada en su pecho, podía voltear mi cara y besarlo. Un momento realmente increíble romántico y delicioso.

Después nos pusimos de pie y le pedí entráramos a la bañera. Lo hicimos pero antes sirvió una copa de champagne con fresas congeladas, y bebí, que rico se siente beber después de un buen sexo. Entramos a la bañera se acomodo levanto la cadera y comencé a comer su pene, lo metí completo en mi boca y sentí como me respondía, poco a poco comenzaba a crecer hasta que logro estar firme de nuevo y empecé a montarlo, me clave en el y él usaba sus dedos para masajear mi ano, me preguntaba –como esta mi culito?- Yo le decía, – bien y de buenas- y me penetraba en la vagina con su pene y en mi ano con sus dedos. Ahora sé lo que es estar clavada por los dos agujeros al mismo tiempo…

Como estábamos en el agua podía bombear mil veces sin yo cansarme…, que rico es coger con él. Se repone de volada, tiene pila para mi, y logra mi placer mil veces en cuestión de horas…

Verdaderamente puedo decir que es único, y tiene pila de sobra, es más fácil que me canse yo a que él me diga “basta”.

Así que comenzamos de nuevo en el jacuzzi y volvió a eyacular en mi. En mi vagina.

Descansamos un rato, bebiendo, salimos del jacuzzi y en la cama lo disfrute de nuevo. Esta vez termino en mi boca. Me encanta comérmelo, lo disfruto demasiado, y él se relaja se deja hacer, me guía, y me premio con su leche en mis labios…

Comparte:

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.