Una relación muy Erótica

Relatos transexuales

4 2 3

Hola a todos soy una una chica Transgenero y mido 1,71 mts, blanca, cabello castaño, senos pequeños y un trasero y unas piernas q llaman bastante la atención.

Quisiera agradecer a todas las personas que me han escrito, me han hecho comentarios y me han dado su apoyo y buenos deseos. Elvis, Javier, Rafucho, entre otros ¡Muchas Gracias!

Existen muchas fantasías, de todo tipo, pero hay fantasías que están destinadas a solo ser eso y a no cumplirse. Este relato es pura ficción y refleja solo uno de esos sueños húmedos que he tenido.

Trabajo de encargada en una fábrica de hielo en el turno de 2:00 pm a 10:00 pm. Al salir del trabajo me lleva un transporte hasta el sitio donde vivo, ya que a esa hora no hay transporte público, a pesar de esto, este transporte me deja a cinco cuadras o manzanas aproximadamente de mi casa, recorrido que debo hacer solita y aterrada por a esa hora por calles desiertas y expuestas a que algún malhechor (en Venezuela les decimos malandros) pueda atacarme. Esta situación de peligro hizo que tuviera la fantasía que paso ahora a relatarles.

Eran las 10:00 pm, el transporte me deja como siempre cerca de mi casa, pero a partir de aquí debo hacer sola y a pie el recorrido. Uso caminos alternos no para ahorrar tiempo, sino para estar tan expuesta a cualquier malandro que pueda decidir atacarme. Llevo el uniforme de trabajo: unos jeans azules, franela de chemisse azul también y unas botas de goma, todo esto coronado con una gorra con el logo de la empresa.

Camino rápidamente y tratando de hacer silencio para poder escuchar si alguien se acerca a la vez que no delato por donde voy. Cruzo la primera esquina, la cual me aleja de la zona más peligrosa, pero aún falta una cuadra para dejar las vías principales y poder sentirme un poco más segura.

Ya falta poco para llegar a la esquina, 10 mts, 5 mts, 1 mts…

Cruzo aliviada la esquina cuando me topo con dos hombres, chocando con ellos.

Yo: ¡Disculpen¡

M1: ¿qué tenemos aquí?

M2: ¡si es el mariquito de la urbanización!

Sin decirles nada y con cara de enfado me aparto de ellos para seguir mi camino, cuando M2 me sujera fuertemente del brazo y hala hacia ellos.

Yo: ¿Qué crees q…

M1: ¡Cállate y dame todo el dinero!-mientras saca de su pantalón un revolver.

Al ver el revólver, además de ser superada en número, no me quedo otra opción de abrir mi bolso y entregarle todo el dinero que cargaba.

M2: ¡el celular también!

Yo: ¡Peroooo…

M1: ¡que me lo entregues o te mato aquí mismo! ¡MARICO!

Le entrego de inmediato mi teléfono esperando que me dejen ir.

Ya satisfecho M2 me suelta y me dice que me valla corriendo o me mataba, pero entonces me detiene M1 y dice:

M1: ¡Aún no t vas a ir! Tengo planes para ti!

Yo: Por favor déjenme, ¡ya les di todo lo que tenía!

M1: ¿Crees que no te he visto como nos miras con indiferencia cuando pasas por ahí y nos ves? ¡Y justo después empiezas a mover ese culo para que te digamos cosas y te silbemos!

Yo: ¡No, yo nunca he hecho eso! (aunque mentía porque si lo hacía, me encanta que los hombres me piropeen y me digan cosas sucias).

M1: ¡Se que eres una puta y quiero que me mames el guevo! (pene).

Yo: ¿Queeeeeeee? ¡Noooooooo estás loco!

M2: ¡Déjala marico, vámonos antes de que alguien nos vea!

M1: ¿Qué estas esperando? Y me indica con el revólver que se la mamará.

Obediente como buena sumisa que soy y superada por ellos, me arrodillo dócilmente mientras desabrocho su pantalón y bajo el cierre (cremallera) para luego con mis manos sacar su guevo duro como piedra de su bóxer. Tomo su miembro con mi mano derecha y comienzo a masturbarlo lenta y suavemente mientras acerco mi boca a su guevo y beso su cabeza, y empiezo a lamérsela mientras ya excitada no puedo evitar subir la mirada y ver su cara para constatar si le gustaba lo que hacía. Al ver su cara de satisfacción no pude ni quise evitar sonreírle y mirarlo pícaramente al momento que deje de lamerlo y abriendo la boca meto todo su guevo en mi boca y acaricio sus bolas (testículos) con mis manos.

M1 extasiado no puede retener un bufido mientras comienza un mete y saca en mi boca que yo acompaño con caricias de mi lengua a medida que se mueve su guevo. Me sujeta de mi cabello luego de tirarme la gorra y comienza a marcar cada vez un paso más rápido y yo comienzo a gemir demostrándole que yo también lo disfrutaba.

M1: ¡Ves que eres una puta!

Yo mirándolo a los ojos con su guevo en mi boca le hago sonrió y muevo mi cabeza en forma afirmativa.

M2: ¡Ya me están dando ganas a mi también de que me lo mame!

Comienzo a subir mi mano acariciando la pierna de M2 hasta llegar a su entrepierna y poder sentir su guevo parado. Lo acaricio sobre su pantalón y comienzo a forcejear para sacarlo. M2 excitado se desabrocha el pantalón y se lo saca facilitándome el trabajo. Hago oposición a la mano de M1, quien me suelta y llevo mi boca al guevo de M2, mientras pajeo a M1. Comienzo a alternar sus miembros en mi boca hasta que coquetamente les pregunto…

Yo: ¿No quieren probar mi culito? ¡Esta durito y apretadito!

M2 comienza a acariciar mi culo sobre el jeans y ZASS me da una sonora y dolorosa nalgada que me saca un “Aaayyyy” mezcla de dolor y excitación, haciendo q abandone mi posición de rodillas para colocarme de pie pero inclinada para poder levantar más mi culo. Todo esto sin dejar de chupársela a M1 y pajear a M2 que arremete a nalgadas contra mí, para luego acariciarlas y pasar sus manos por todas mis piernas y culo, logrando excitarme más de lo que ya estaba.

Yo: ¡Vamos a la casa de aquella esquina, que no vive nadie ahí! ¡ahí la cerca es una media pared que impedirá que nos vea algún curioso!

Ellos aceptan mi invitación y emprendemos marcha hacia allá, uno a cada uno de mis lados, mientras yo masturbo sus guevos y camino meneando lo más posible mis caderas a la vez que ellos meten sus manos dentro de mi ya desabrochado jeans, pugnando por ser el primero en meterme el dedo en mi culito que es protegido solo por una tanga tipo hilo. Cabe destacar q M2 fue el primero, pero que M1 no se queda atrás, logrando colarse a pesar de estar ya el dedo de M2 adentro.

Llegamos a la casa, M2 salta la media pared y me ayuda a hacer lo mismo mientras M1 me empuja por mi culo. Una vez dentro los tres M1 se baja los pantalones y se sienta en el piso, yo lo sigo colocando en cuatro patitas (como buena perra) y continúo chupándosela. M2 al ver mi culito paradito baja mis jeans hasta las rodillas y de un tirón me arranca mi hilo, se coloca tras de mi y apoya su cabecita en la entrada de mi culo.

M2: ¿Lo quieres suave o duro?

Yo: ¡No tengas piedad papi!

La mete de un solo golpe haciendo que flaquearan las fuerzas de mis manos mientras terminaba con mi nariz en el ombligo de M1 y su guevo en el fondo de mi garganta, ahogando un grito lastimero pero dejando salir un gemido de excitación mientras una lagrima furtiva escapa de mis ojos para caer en la pierna de M1.

M2 intenta sacármela pero lo evito moviendo mi culo hacia atrás mientras describía con el un movimiento circular. Esta acción saca el miembro de M1 de mi garganta, aunque no de mi boca. Al percatarme de esto y aún sin dejar de mover mi culo me lanzo de nuevo hacia M1 tragándomelo todo para luego moverme de nuevo hacia M2 para que me empale hasta el fondo.

De tanta excitación mi pirulin se pone duro, pero no es más que una insignificancia comparada con los guevos que poseen mi culo y mi boca en ese momento. Instintivamente llevo mi mano a mi pirulin y en apenas dos haladas me vengo ensuciando mi jeans.

M1: ¡Voy acabar en tu cara! Mientras hala mi cabello y me retira de su guevo.

Sin parar de mover mi culo, a veces en círculos, otras de arriba para abajo y muchas hacia los lados, cierro los ojos y abro la boca, sacando la lengua lo más posible para atrapar la mayor cantidad de leche posible de M1.

M1 no se hace esperar, soltando un primer chorro en mi parpado derecho, luego de otro más abundante en mi mejilla izquierda que se corrió hasta mi mentón, para finalizar con dos cortos en mi boca.

Con la leche de M1 en mi cara, boca y lengua levanto mi torso aún con el guevo de M2 adentro, que al notar que deje de moverme y ya en plena excitación me coje más rápido y fuerte. Ya en esa posición me volteo para que M2 pueda ver como dejo M1 mi cara, meto mi lengua y trago toda la leche de M1, para luego sacar mi lengua y mostrarle a M2 que no quedo ni una gota. Esto lo excita tanto a M2 que me da una envestida tan fuerte que me hace caer de nuevo en cuatro patitas frente a M1. Le muestro a M1 que no he desperdiciado su leche y se sonríe.

M1: ¡Que buena puta eres!

Le sonrío y lo miro coqueta mientras aún enculada dirijo mi mano a mi cara para recoger la leche de M1 y poder tomarla.

M1: ¿Qué crees que estás haciendo?

Lo miro extrañada sin saber que hice mal.

M1: ¡No puta del coño! Vas a irte a tu casa con mi leche en tu cara, ¡te prohíbo que te limpies hasta que llegues a tu casa y vean lo puta que eres.

Al escuchar esto solo pude decir:

Yo: ¡Si amo! ¡Lo que usted mande!

El escuchar esto éxito tanto a M2 que acabo de inmediato llenando todo el interior de mi culo con su rica y caliente leche, arrancándome un gemido de placer indescriptible.

M2 se sale de mi dejando mi culo tan abierto que se podía ver su interior lleno de su blanca leche. M1 agarra el que hasta hace poco había sido mi teléfono y llama a alguien. Comienza a sonar un teléfono, es el de M1.

M1: ahora tengo tu número, ¡más te vale atender cuando te llame o te voy a joder! – me lanza el teléfono y se levanta.

Yo: ¡Si amo!

M1: ¡Vístete y vete! Y ya sabes, ¡no debes limpiarte la cara hasta llegar a tu casa!

Yo: ¡No lo hare amo!

Me subo y abrocho mis jeans y enrumbo hacia mi casa con mi cara y culo llenos de leche. A cada paso que doy siento como escurre la leche de M2 de mi culo hacia mis piernas empapando mis jeans completamente por detrás.

Al llegar a mi casa mi compañera que me esperaba desde hace más de media hora me recibe preocupada.

Ella: ¿Qué te paso?

Yo: ¡Nada!

Ella: ¿Pero por qué tienes la cara así? ¡Mírate! ¡Tienes todo el pantalón mojado!

Yo: ¡Es que a parte de robarme tuve que darles culo!

Ella: ¿Te violaron?

Yo: NO, en realidad yo…¡YO LOS PROVOQUE! y lo peor es que y…yo.

Ella: ¿Tú qué?

Yo: ¡YO LO DISFRUTE!

Ella: H…he leído que a veces en las violaciones, la victima también lo disfruta.

Suena mi teléfono: Ring, Ring, Al revisarlo el número es desconocido, contesto y escucho una voz

M1: ¿Ya llegaste a tu casa?

Yo: si amo.

Mi: ¿Ya te lavaste?

Yo: No amo.

M1: ¡Muy bien! ¡Quiero que no lo hagas! ¡Esta noche dormirás así!

Yo: ¡Si mi amo!

M1 cuelga el teléfono y mi compañera me mira con cara de asombro.

Ella: ¿Qué es eso de amo?

Yo: ¡No es nada! ¡Déjalo así! ¡Estoy muy cansada, me voy a dormir!

Ella: ¿Pero no te darás un baño?

Yo: No, estoy muy cansada, ya lo hare mañana, ¡Qué descanses!

Entro a mi cuarto y cierro la puerta con seguro, me desvisto de prisa para masturbarme de nuevo mientras lamo le leche de M2 que ha quedado impregnada en mi jeans. Me masturbo varias veces hasta que me quedo dormida en algún momento desconocido de la madrugada con mi cara y mi culito lleno de leche.

Espero les haya gustado mi primer relato totalmente producto de mi imaginación. Besos a todos, me despido sus comentarios y sus valoraciones. Espero que disfruten de mi historia saludos

Comparte:

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.