Me folle a mi hijo que cumplía 18

Relatos incesto

La historia comienza un día de verano incipiente, era el año 2.006, mi hijo llega de la escuela , como todos los días, y entra muy rápido para el baño, me supuse que tenía algún problema y subo la escalera a preguntarle si le podía ayudar. Quiero decir que soy separada de hace un año y que mi hijo tiene 18 años, llevo con el una buena vida de amor y respeto con mucha confianza, especialmente en estos últimos años que empezó a desarrollarse.

Mi hijo tenía un buen paquete

Ahí, en ese momento, aunque más propio de un buen relato de porno gratis maduras y pornoxxx, la madre caliente y morbosa, es decir, yo, tuve que hacer de mama y papa, explicandole cosas naturales de la vida. Así que.subo las escaleras y siento la ducha abierta y como de costumbre y sabiendo que hay una mampara entre la ducha abro la puerta para preguntarle si necesitaba algo, y esta desnudo masturbandose, me quedo helada, al ver su aparato ya grande y excitado, pido perdón y lo dejo, al ratito el baja a la cocina y me empieza a increpar por lo que hice, todo y así de nuevo le pido disculpas y trato de convencerlo que es lo mas normal lo que estaba haciendo, aparte le digo que siempre corremos la mampara y que no era la primera vez que tanto yo como el entraba , y se charlaban cosas hasta que el que se estaba duchando terminaba. Entonces se va sin decirme nada a su cuarto y lo sigo prepocupada, esta en su cama acostado, me acerco y empiezo a acariciar su cabello y le hablo de la vida, de pronto el me ve inclinada, me doy cuenta que esta mirando mi blusa media desprendida, me doy cuenta que se me ve el pecho o parte del pecho, el pecho el de ella…

Mi hijo no puede resistir más y me ataca sin miramiento

Yo intento abrocharme el botón y el estira su mano, lo miro y lo dejo. El mete toda su mano dentro de mi sostenes y siento que mi cuerpo se tensa y se pone como hace tanto tiempo no sentía, cierro los ojos y dejo que siga, de pronto me esta sacando la blusa y quedo en corpiño, le tomo la mano y le digo soy tu madre, me mira y me dice déjame por favor!!!!!!!!, cierro de nuevo los ojos y lo dejo, me desabrocha el corpiño y mis tetas quedan a su disposición, unas tetas gordas y grandes, a mi edad algo caídas pero muy aprovechables, me acaricia suavemente me tira sobre la cama y comienza a besarme entera, chupa con ansias mis pechos,duros y calientes, se me ha erizado los pezones, me lo dice y sigue, comienza a sacarme la pollera y después mis bombachas, me abre las piernas y me contempla, era todo en casa, en familia, xxxgratis, yo apenas si balbuceo, no digo nada, no se que hacer, decir, estoy caliente, de pronto el se sube a mi y esta completamente desnudo, siento su polla dura y con la lógica falta de experiencia, busca donde meter esa pija, lo ayudo con mi mano y de pronto de un solo golpe me la mete, siento bastante molestias porque la tiene grande, empieza muy rápido a bombearme y en apenas un minuto me termina adentro, lo abrazo fuerte y lo dejo que se relaje, lo siento agitado, sale de arriba y se coloca boca arriba, ahi veo su pija semi blanda, se la toco y comienza a reaccionar de inmediato, me agacho y le digo, quiero ,que dejes a mama ahora. El se cierra sus ojos y yo me meto su pija en la boca, en instantes la siento crecer, es hermosa, siento sus jugos y sabores de su acabada, no me importa es mi sangre, le hago una buena chupada , hasta que siento que esta muy dura y el digo voy a regalarte la mejor noche de tu vida. El dice sí mami. Lo monto y cabalgo encima de el un rato, cuando empieza a gemir, me salgo y le digo quiero darte algo.

Cabalgando la polla dura de mi hijo sin parar

Quiero que mi hijo me folle duro por el culo

Quiero que me la metas en el culo, el dice, debes ayudarme.Me pongo en cuatro y lo guío hasta la entrada de mi culo, y allí le pido que presione, lo hace y siento muy rápido como toda su pollón esta adentro, siento mi culo lleno y comienza un saca y mete, termina muy rápido y yo a su vez, deja su polla todo dura quieta , mientras siento como se va disminuyendo su tamaño, después cada uno se abaña y se acuesta en su cama. Temprano al otro día después de desayunar estábamos cogiendo de nuevo, de entonces lo hacemos al menos 5 veces por semana.Siento un afecto especial por esto, cuando leía sobre madres e hijos no lo podía creer, hoy soy protagonista. Esto es muy real.Y no puedo dejar de pensar, en la polla de mi hijo.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.