Adiós Virtual

Relatos sex shop

Érase una vez un sexshop donde nadie entraba, un día, entró una jovencita a curiosear. El dependiente era mayor, un viejo de la zona que regentaba el sexshop. La joven quería saber más de todos aquellos juguetes, se había hartado de jugar a las muñecas, y de repente, quería usar a muñecos.

La jovencita sola y aturdida en el sexshop

El dueño del lugar de juguetes eróticos, estaba asombrado ya que a la corta de edad de la joven, esta allí sola. Le preguntó qué quería, ella ni corta ni perezosa le dijo que quería ver cómo era un vibrador de cerca. El hombre le sacó uno que creyó que le gustaría. Cuál fue su sorpresa que al verlo la chiquilla, le dijo si eso era lo más grande que tenía. El viejo se sintió algo molesto, por lo que la respondió, ahora verás uno mayor. Lo siguiente lo puedo contar en otro relato, si lo desean  les gustó, déjenme un comentario, y continuaré gustosamente. 

Fdo. Una joven inexperta.

ADIOS VIRTUAL… de un sexshop en Madrid abandonado, que nadie sabía que existía, les dejaré una poesía y un vídeo como regalo, pero no olviden comentarme si quieren que continúe el relato sexshop.

(Un adiós a un angel, que conocí en la red)

Adiós….amor sin nombre

sin rostro, sin identidad;

me dejas en los labios

el sabor de un beso,

que jamás me diste

Adiós…ladrón del tiempo

de mis noches sola, dildo de mi cama fria

me dejas en la piel

la sensación de una caricia,

que jamás me hiciste

Adios…confidente de secretos

de sueños locos, sexshop de fantasias sucias

me dejas en el cuerpo

la explosión orgásmica,

que jamás bebiste

Adios …amor de virtualidades

de distancias, de imposibilidades

me dejas en el alma

la nostalgia de momentos,

en que sin tocarme me hiciste tuya…

eres mi masturbador, eres mi sexshop,

escondido y frío, ….silencio.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.